¿Te gustaría trabajar en educación? Es uno de los sectores con mayor inserción laboral en nuestro país, y una garantía de estabilidad a largo plazo. En este contexto se encuentran los técnicos en Educación Infantil, que trabajan con niños de entre 0 y 6 años de edad. Son profesionales encargados de promover el correcto desarrollo físico e intelectual en los primeros años de la vida.

Si estás interesado, vamos a desarrollar los puntos fundamentales que constituyen esta Formación Profesional de Grado Superior. Y es que disponer de una cualificación técnica reduce notablemente la tasa de desempleo, por lo que estás ante una gran oportunidad.

¿En que consiste la educación infantil?

Supone conocer en profundidad todos los aspectos que determinan el desarrollo integral de los niños, abarcando la etapa previa a la educación primaria. El formador desempeña actividades de estímulo y se vale de los medios necesarios para potenciar su labor.  

Dentro del abanico de actividades, emplea una metodología destinada a favorecer el desarrollo de los pequeños, especialmente en lo social y afectivo. El educador infantil trabaja coordinado con el equipo docente, estableciendo sinergias orientadas a la mejora de resultados y solución de problemas. 

Requisitos para ser educador infantil

El título de educador infantil se integra en la Formación Profesional de Grado Superior, por lo que deberás cumplir una serie de condiciones para acceder a la misma: 

  • Tener el título de Bachillerato o equivalentes. 
  • Título de Técnico Superior o Especialista. 
  • Poseer un grado, licenciatura o diplomatura universitaria.  
  • Haber aprobado la prueba de acceso directa a la Formación Profesional de Grado Superior. Esta pasarela impone tener más de 18 años y haber completado la Educación Secundaria Obligatoria. 

¿Qué aspectos deberías considerar?  

  • Trabajarás en un entorno que a veces puede ser difícil de sobrellevar. Coordinar varios niños a la vez es un ejercicio de paciencia y buen hacer, y necesitará de todo tu compromiso, energía y responsabilidad. Los llantos e irritabilidad de los pequeños serán una constante en tu vida laboral. Si no eres capaz de aplicarte en esto es posible que tu profesión ideal sea otra. 
  • La diplomacia es otra virtud exigible. El día a día con los padres no siempre fluye con naturalidad. En ocasiones te encontrarás con la disconformidad de los mismos, además de un alto grado de exigencia. Por ello, muchas veces será complejo dar respuesta a todas las demandas, lo cual puede ocasionar cierto grado de estrés.  También requiere de gran capacidad organizativa, ya que muchos niños tienen alergias o determinadas necesidades que no pueden pasarse por alto. 
  • La gestión administrativa es otra de las tareas del educador infantil. Diariamente se maneja gran cantidad de información, como son los registros de asistencia, actividades, comidas, lecciones a impartir, etc. El calendario necesita valerse de una estrategia perfectamente diseñada, por lo que antes de recibir a los alumnos es de vital importancia finalizar este proceso inicial. 
  • Los ascensos no son habituales. Hay que dejar claro que el educador infantil es un profesional vocacional, por lo que la ambición empresarial no encaja demasiado en este ámbito. Si buscas ganar grandes cantidades de dinero o gozar de ascensos regulares, esta no es tu profesión. La meta es el servicio, dentro del cual desarrollarás toda tu creatividad.  

Por lo tanto, este es un resumen global de las cualidades que deberás tener para ser un buen educador infantil:

  • Ser sociable y disfrutar de la compañía y el trato con niños.
  • Disponer de iniciativa y creatividad.
  • Poseer una gran paciencia y facilidad en el trato con niños y familiares.
  • Clara vocación educativa.
  • Predisposición al orden y la organización.
  • Resiliencia ante posibles picos de estrés.

Estructura del CFGS en Educación Infantil

Nos encontramos ante un ciclo superior que dura dos años y se compone de dos bloques principales: uno teórico y otro práctico. Las materias que lo conforman se centran en pilares fundamentales como la pedagogía, la psicología y demás materias que pertenecen a la rama de la educación. Así pues, se trata de una formación integral de calidad.  

Analizando con detalle su estructura, encontramos 4 semestres:

  1. Semestre 01: Formación relativa a la autonomía personal, salud infantil, primeros auxilios y desarrollo sensoperceptivo, motriz y cognitivo. 
  2. Semestre 02: Formación destinada a la concepción y desarrollo de juegos infantiles, así como técnicas que potencien las habilidades sociales y la correcta evolución socioafectiva. 
  3. Semestre 03:  Formación orientada a mejorar las capacidades comunicativas y eliminar situaciones de riesgo social. 
  4. Semestre 04: Desarrollo de prácticas en empresas, comunes a todos los ciclos formativos de grado superior. 

Relación de asignaturas que encontrarás:

  • Autonomía personal y salud infantil.
  • Desarrollo cognitivo y motor.
  • Didáctica de la educación infantil.
  • El juego infantil y su metodología.
  • Formación y orientación laboral.
  • Inglés.
  • Primeros auxilios.
  • Desarrollo socioafectivo. 
  • Recursos didácticos en inglés para la educación infantil.
  • Empresa e iniciativa emprendedora.
  • Expresión y comunicación.
  • Habilidades sociales.
  • Intervención con las familias y atención a menores en riesgo social.
  • Proyecto de atención a la infancia.
  • FORMACIÓN EN CENTROS DE TRABAJO.

Salidas laborales en educación infantil

El técnico superior en Educación Infantil puede trabajar en centros escolares de carácter público o privado. En este terreno es interesante contemplar las oposiciones a los cuerpos técnicos del estado o Comunidades Autónomas. 

La demanda de profesionales de esta categoría es creciente, ya que cada vez es más importante comenzar la formación integral del alumnado, que se instaura antes de la educación primaria. 

Esta rama tiene una remuneración que en nuestro país se posiciona en torno a los 15.000 € anuales. No obstante, siempre habrá que tener en cuenta el contexto, la antigüedad, el centro educativo y las capacidades extra que puedan acreditarse sobre el título de técnico superior. 

Esperamos que esta información te haya sido de utilidad a la hora de tomar una decisión. Si la educación infantil es el camino profesional que quieres recorrer, en Atem Formación ponemos a tu disposición el mejor profesorado y medios didácticos para que obtengas tu título oficial.

¡Mucho ánimo y a por ello! 

Leave a Reply